Unidades

A efectos organizativos, el Servicio está formado por ocho unidades asistenciales. Cada una de ellas se encarga de una subespecialidad neuroquirúrgica y tiene un responsable. Cada neurocirujano/a puede formar parte de, hasta un máximo, de dos unidades, con objeto de repartir la carga de trabajo, evitar un exceso de funciones, reducir el cansancio producido por la repetición de tareas y mitigar las tensiones profesionales.

La Neurocirugía general sigue existiendo y lo hace porque es necesario que exista. Al igual que ocurre con otras especialidades quirúrgicas, la Neurocirugía ha ido fragmentándose en subespecialidades cada vez más restringidas en su ámbito, especialmente en los grandes Servicios como el nuestro. Por ello continúa siendo imprescindible la existencia del neurocirujano/a general. El concepto de Unidad, por lo tanto, no debe entenderse como excluyente, sino como una forma de profundizar en un área asistencial determinada y conseguir la excelencia en su prestación, sin olvidar que todos somos neurocirujanos generales, que todas las unidades son igualmente importantes y necesarias y que todas ellas conforman el Servicio de Neurocirugía.